9 de febrero de 2016

CALDO DE CABEZAS DE PESCADO

Comienza la temporada de  Cuaresma y  con ella muchos que se abstienen de comer carne, entre otras cosas, sea por tradición o por convicciones religiosas muchas personas en nuestro país no comen carne durante los viernes de  esta temporada y Semana Santa.
Vemos como en la temporada de Cuaresma abunda en los supermercados todo tipo de mariscos y pescados, bajan los precios del pollo y las carnes rojas.  Lo cierto es que si deseas comer buen pescado, debes moverte a las costas para comprar fresco, porque nuestros supermercados en su gran mayoría el producto que tienen disponible es congelado.
Me considero afortunada, tengo la suerte que  el “hobby” de mi papá es la pesca, por lo que tengo la suerte de poder disfrutar de pescado fresco, del lago, eso, siempre que él tenga la suerte de una abundante pesca, claro que no tiene que ser tan abundante porque yo con un pedacito me conformo.
A mi madre no le gusta preparar las cabezas del “pescao” por lo que soy la afortunada que las recibe. Las voy juntando hasta formar una buena colección de ellas, las suficientes para un sustancioso caldo.
El caldo de pescado es muy nutritivo y nunca lo utilizo como fondo de preparación, para mí seria un sacrilegio, para eso están los de vegetales  o pollo. El caldo de pescado constituye por sí mismo , un plato extraordinario de gran valor nutritivo que bien se puede tomar colado o tal cual lo preparas, si estás dispuesto a comer los componentes de ellas, a mí me gusta, sin colar, perfecto para acompañar viandas o un buen mofongo. No tiene que ser cuaresma porque cualquier momento es bueno para disfrutar de este delicioso Caldo de Pescao que promete levantar al más muerto de todos, pues es perfecto para esos días de resaca, o cuando nos sentimos enfermos. Estos son lobinas, mis preferidos, pero puedes utilizar la del pescado que tengas disponible.



Ingredientes
5 a 6 cabezas de pescado
1/3 taza de sofrito
1 cdta. sazón con achiote
1 cda. sazón completo 
1.2 pimiento rojo cortado en tiras
1 cebolla amarilla mediana picada en dos
6 tazas de agua
1/3 taza de salsa

Procedimiento

 Añadir el sofrito, el sazón completo, sazón con  achiote
 Los pimientos, en tiras
 La cebolla

 Sofreír
Añadir el agua
 La salsa
 Hervir, hasta espesar  un poco
 Romper  las cabezas con un cucharón o cuchara
 Mover, hervir , servir caliente, colar si lo consumen niños, por las espinas o si no
te gustan las partes en el caldo, tomar solo o acompañar con vianda o mofongo


8 de febrero de 2016

BIZCOCHO DE CHOCOLATE

Estaba esperando la fecha ideal para compartir con ustedes esta receta, creo que febrero es la mejor, en este mes se rinde culto a dos cosas riquísimas el amor y el chocolate. El que no regale chocolate para febrero no sabe lo que es el amor. Es que ambos crean en nosotros deliciosas sensaciones,por eso creo, que se ha relacionado el amor con el chocolate. No importa como lo presentes no debe faltar en la celebración del amor el chocolate, no importa como lo presentes.
Por esta razón; he decidido que hoy toca dulce, de los dulces favoritos de mi esposo, el chocolate; en bizcocho como a él le gusta.  A la verdad que si mis hijos vivieran en casa este tamaño no lo habría hecho, es que no hubiese dado para empezar, a todos nos fascina el chocolate, eso me incluye, a pesar que ahora la historia es otra y no puedo comerlo como hacía antes, en realidad antes me lo hubiese devorado yo sola.
Este lo hornee para el cumple de mi esposo que fue en octubre y lo lleve a la casa de mi hijo donde le cantamos el cumple. En realidad se quedó con deseos de comer más, pero como estoy en lo de reducir lo dulce, comprenderán que no le hornee otro, no es solo por mí, también por él, que de cierta forma le beneficia no comer tanto dulce, creo que extraña mi horneados de los sábados en la tarde, cuando le horneaba deliciosos bizcochos de diferentes sabores, cup cakes, flanes y postres…
He tenido que reducir eso de las recetas dulces, no es fácil, estar alrededor de tantas delicias y abstenerse de probar. Eso que en ocasiones realizo conversiones de recetas; a las que cambio la harina por integral, añado edulcorantes y  así poco a poco adaptando las recetas a unas más sanas.
Este bizcocho de sano no tiene nada, pues contiene de todo, sencillamente es para festejar dos cosas la vida y el paladar.  Bueno que de vez en cuando no viene mal darle un gustito al paladar que ama las cositas dulces. Pensándolo bien es bueno premiarte de vez en cuando por tanto esfuerzo diario y darte el regalito de probar un postre merecedor de ese sacrificio.
Su “frosting” es de nutella, si te fijas el cake está cortado en  “layers” o pisos, si no tienes un molde fino no importa con una lira para bizcocho lo puedes cortar o simplemente con un cuchillo de pan, espera que se refresque, lo cortas al centro rellenas y lo vuelves a colocar, cubriendo con una manga pastelera o como más fácil se te haga decorar.




Ingredientes
4 tazas de harina de todo uso
2 tazas de azúcar negra 
1 taza azúcar blanca
2 barras de mantequilla
4 yemas de huevo
11/2 taza de chocolate en polvo
1/2 taza de leche
1 1/2cdta. soda de hornear
2 cdta. polvo hornear
1 cdta. sal
1/3 taza aceite
1 1/2 taza de café negro
1 cda. licor de café
1 cdta. vainilla
Spray de hornear para engrasar el molde


1 taza de leche
1 limón
 Procedimiento
En un recipiente verter la leche , añadir el jugo del limón, reservar.
 En la batidora suavizar  la mantequilla con el azúcar negra y el azúcar blanca
 Cuando suavice la mantequilla y el azúcar, añadir las yemas de huevos de dos en dos
 Añadir la harina, la sal el polvo de hornear y la soda de hornear
 Añadir la leche, mezclar
 En un recipiente al café negro añadir , la vainilla y el licor de café
 Verter sobre la mezcla, incorporar con un cuchara o cucharón
 Añadir el chocolate en polvo
 Incorporar con movimientos envolventes hasta que mezcle bien
 Añadir el aceite
 Incorporar
 Añadir la leche cortada con el limón
 Incorporar

Engrasar el molde con el spray de hornear, hornear a 350 grados hasta que insertes un palillo en el centro y salga limpio 

5 de febrero de 2016

SOPA DE VEGETALES

Estas sopas me transportan a mí niñez; no porque mi madre las hiciera y a mí me gustarán, quede claro que nací en la década de los sesenta, cuando la sociedad trataba de simplificarse sus días y era muy “chic” comer de lata.
La situación era que en casa  en cuanto a eso se seguía la moda, las sopas eran de latas; en aquellos días unas muy famosas, que todavía existen por cierto. Claro si de dar a niños se refería, porque pienso que se nos consideraba un paladar no muy desarrollado, los adultos se deleitaban con sopas de res, salchichón y todas esas hechas en casa.
Los niños consumíamos las benditas sopas de latas, de fideos, de letras y de vegetales; que de todas ellas; intolerables por cierto, mi preferida eran las de fideos con unos supuestos pedacitos de pollo dentro, las que consumíamos con una tajadita de pan en alguna que otra tarde. Suplicio para mí cuando aquella suculenta sopa, resultaba ser de vegetales o letras, letras que no nos permitía comer la sopa caliente, porque nos entreteníamos, formando palabras y nuestros nombres.
Sopas que de grande odie, hasta que me enteré que las sopas se podían hacer en casa. Entonces, mi vida cambio. Ya de latas hace siglos no existe nada, siempre he tratado de mantener mi alacena libre de ellas y eso no tenía que ver nada con mi peso. Simplemente porque antes me obligaban, ahora para mí son elección.
Amo las sopas, por lo saludables, ricas, versátiles y su gran sabor. Me gustan de pollo, de fideos, de vegetales, en fin en toda su gama de sabores y colores. Me gustan por que forman un plato completo, delicioso y confortable, aún para los días que no nos sentimos bien.
Estas no dejan de ser deliciosas, ricas en apariencia, aporte y sabor. Lo mejor la puedes servir como plato principal en la tarde, como entrada en una cena, como merienda en pequeñas porciones. 
Puedes servirla además; en días fríos  o en las noches cuando tienes visita, con una hogaza de pan, en una pequeña porción luego de un par de tragos o simplemente porque te gustan  como a mí.  
No hay excusas para no comerlas, ellas de por sí constituyen todo la variedad en una sola cuchara, si te hace falta el carbohidrato, solo añade una hogaza de pan.
Lo mejor son económicas, para estos tiempos que buscas ahorrar sin dejar de ofrecer a tu familia un plato bien presentado, que ofrezca variedad y todo los valores nutritivos que ellos necesitan. Con un costo aproximado de cinco dólares, podrás alimentar una familia de cuatro bien servidos.

Ingredientes
1 pechuga de pollo
6 tazas de agua para hervir la pechuga

1/2 taza cebolla amarilla picada
1/2 taza pimiento verde picado
1/2 taza pimiento rojo picado
1 zanahoria picada en cubos pequeños
1/2 cda. aceite canola
1 cdta. sal
2 cda. sazón completo
3 cda. salsa tomate
1 sobrecito de sazón
1 cda. sofrito  

1 taza de maíz  congelado
1 taza de vegetales  congelado
1 taza de brocoli congelado 

Procedimiento
En una olla al fuego, hervir la pechuga hasta que su piel cambie de color a uno cocido. No es necesario preparar un caldo pero si deseas puedes añadir cebolla adicional y pimiento adicional, al que se pide en la receta. La receta tal y como está queda muy deliciosa. Tan pronto hierva, retirar del fuego, reservar, reservar el agua en la que herviste la pechuga
 En una olla aparte, a fuego medio alto ,calentar el aceite, añadir la zanahoria, rehogar
 Añadir el pimiento verde y el pimiento rojo
 Añadir la cebolla, mover con un cucharon o cuchara, no permitas que se pegue o cambie de color
añadir la sal para que la cebolla suelte sus jugos
Añadir el sazón completo, mover, bajar el fuego
 Desmenuzar la pechuga con la ayuda de un tenedor
 Incorporar a los vegetales
Mover
 Añadir cinco tazas del caldo en el que herviste la pechuga , si no tienes cinco completar con agua
 Añadir el maíz
 Los vegetales
 El sofrito
Mover, subir el fuego a alto
Añadir el sazón, la salsa dejar hervir y reducir sus jugos, hasta espesar un poco
Consumir caliente

3 de febrero de 2016

GALLETAS DE QUESO CREMA


Se acerca el día del amor y la Amistad, con la celebración de este día hemos adquirido la costumbre de obsequiar a los seres que amamos, ya San Valentín no se limita a las parejas que demuestran amor y se intercambian obsequios. La realidad es que queremos dar un detallito por pequeño que sea a todos los que se encuentran a nuestro alrededor, deseamos que reciban una atención de nuestra parte.
Siempre le he dicho a mi esposo que el día de San Valentín es uno más bien para compartir y vivir el momento, dar un agasajo pequeño, compartir una buena mesa, la sobremesa y sobre todo de disfrutar de la compañía.
No creo en regalos ostentosos para estas fechas, para eso tenemos otras fechas del año. Muchas veces corremos a comprar para todos los que en nuestra mente se hacen presentes cajas de chocolates, galletas y de todo tipo de  chucherías que encontramos en las tiendas.
Cuantas veces no hemos tropezado con la realidad que luego de gastar un dinerito en esas cajas de chocolates y galletas el sabor no nos agrada. En ocasiones hemos regalado unas galletitas o chocolates que cuando las obsequiamos a la persona, solo prueba una. Porque en realidad compramos a ciegas y no tenemos idea de su sabor. Nos damos cuenta que no les gustan.
Sin embargo con poco dinero, un poco de tiempo y los materiales que tenemos en nuestras cocinas podemos elaborar  deliciosos obsequios que serán tema de conversación, obsequiaran un bello detalle confeccionado y empacado por ustedes mismos. Que le harán saber a quién se lo obsequies lo importante que es para ti, que por él  te has tomado; el tiempo, la dedicación y sobre  todo has puesto todo tu talento para agradar. Todo eso con la seguridad que estará recibiendo un regalo apreciado y disfrutado.
Siente la satisfacción que solo da el saber que podemos elaborar detalles hermosos, para obsequiar a otros, regalos que dirán mucho de ti y te llenarán de satisfacción el obsequiarlos. Recuerda, nada se compara con la sensación que da el poder obsequiar a otros, una sensación más satisfactoria cuando puedes obsequiar algo elaborado por tus manos...

 Ingredientes
2 1/4 taza harina todo uso
2 tazas de azúcar granulada
2 cdta. Baking Powder
1/2 cdta. sal
4 cdas. chocolate en polvo
1/2 barra de mantequilla
1 queso crema de 8 onzas
1 huevo
Colorante vegetal rojo ( yo utilizo concentrado)

Procedimiento

 En un recipiente mezclar los ingredientes secos, comenzando con la harina
 El baking Powder
 La sal
 El chocolate en  polvo
 El azúcar granulada
 Mezclar con un cucharon o cuchara grande. Reservar
En otro recipiente batir la mantequilla y el queso
 Hasta suavizar, utilizando una batidora de mano
 El huevo, unir bien

 Suavizar
Añadir colorante vegetal, el necesario para llegar al color deseado
 Bartir
 Hasta llegar al color deseado
 Incorporar los ingredientes secos, hasta formar una masa homogénea
 Mezclar bien con un chucharon
 Envolver en papel film o fundas plásticas para congelador, refrigerar por toda una noche
Al día siguiente, retirar del congelador y formar esferas
Colocar sobre una bandeja con "spray" para hornear o papel para hornear. Hornear a 350 grados en un horno pre calentado por 20 minutos aproximadamente, o hasta que luzcan firmes. Puede variar el tiempo de cocción de acuerdo a su horno.  Enfriar sobre una parrilla, puede polvorear si lo desea con azúcar domino 10x pero no es necesario. Guardar en un recipiente para galletas.

Si te gusta esta receta también puedes ver...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...